Receta salsa mayonesa

Salsa mahonesa o mayonesa

La mayonesa es una salsa fría que todos conocemos que con sal, zumo de limón y/o vinagre nos sirve para acompañar todo tipo de platos y snacks. Es de origen español, en concreto menorquín y existen infinidad de marcas industriales en el mercado. Cierto es que está asociada a la comida rápida y es muy calórica, por lo que como en con otras muchos alimentos hay que intentar reducir su uso.

Tenemos varias recetas de mayonesa en nuestro sitio web, de hecho hablamos más sobre ella en la receta de mahonesa, donde le damos un enfoque más clásico usando solo yema de huevo.




 

Además la salsa mayonesa es una salsa base para otras muchas como alioli, salsa rosa, mayonesa caramelizada, con remolacha, etc…

Ingredientes de la salsa mayonesa

Los ingredientes para la mayonesa son archiconocidos, pero tenemos que «elegir» entre usar vinagre o zumo de limón. La verdad es que no tengo preferencia, podríamos hacer una cata, o incluso añadir ambas a medias cantidades.

El verdadero punto está en si debemos usar aceite de girasol o aceite de oliva virgen extra. Lo cierto es que una cuestión de gustos, y al usar aceite de oliva su sabor será  más fuerte.

Por lo tanto los ingredientes para nuestra mayonesa, pueden ser:

  • 2 huevos
  • Aceite de girasol o aceite de oliva virgen extra
  • Zumo de limón o chorrito de vinagre
  • Sal



Preparación de la salsa mayonesa

Añadimos los huevos con el zumo de limón y la sal y mezclamos. Cuidado con la cantidad e limón que se añada dependiendo de la cantidad que se vaya a hacer de mayonesa, con dos cucharada soperas debería ser suficiente. Se puede sustituir el limón por vinagre, pero ojo con la cantidad, y tened en cuenta que el sabor será más fuerte.

Agregamos el aceite poco a poco de girasol poco y movemos la batidora rápidamente para que espese y no se nos corte. Si usáis aceite de girasol el sabor será más suave, si la hacéis con aceite de oliva el sabor será muy fuerta y sabrá más a aceite.




¿Por qué se corta la mayonesa?

Tanto con la salsa mayonesa como con otras muy parecidas como el alioli, muchas veces nos encontramos que se nos corta. El principal problema está en que lleva demasiada cantidad de aceite y se bate demasiado. Lo mejor es añadir el limón antes que el aceite para que no se nos corte fácilmente y ya con un poco de aceite le añadimos el huevo.

En caso de que se nos corte podemos volver a restaurarla añadiendo agua caliente poco e ir batiendo hasta volver a restructurarla.




Receta salsa alioli verde

Salsa alioli verde

La deliciosa salsa alioli verde, de origen menorquín, es perfecta para acompañar patatas, verduras, fideuas, etc. Incluso en un buen bocadillo vegetal de esos que llevan «de todo», y como no, también para picar, cuando tenemos los típicos palitos de pan o un buen pan de hogaza, cuesta mucho no tener la tentación de untar un poco en pan y degustarlo. Tened en cuenta que es muy calórica, así que no abuséis demasiado.




 

Esta receta enriquece el alioli habitual, si queréis conocer la receta del alioli tradicional, también la tenéis aquí.  En este caso vamos mejorar nuestra salsa de aceite y ajo añadiendo un solo ingrediente más, que es una gran cantidad de perejil muy fresco, y repito… una gran cantidad para que le aporte sabor, frescura y color, de forma que este quede totalmente verde y con un toque delicioso.  Además el perejil tiene muchas vitaminas y propiedades, así que no os lo penséis mucho y probadlo.

Salsa alioli verde
Bol de salsa alioli verde bien triturado.

Ingredientes de la salsa alioli verde

Los ingredientes los tenemos en casa, así que no vamos a tener problemas para abastecernos y preparar la salsa. Eso sí… nada de perejil de bote que no esté fresco, así que este ramillete lustroso y bien limpio que debemos de usar lo tenéis que tener. Por lo tanto los ingredientes serían:

  • Aceite de girasol o aceite de oliva virgen extra.
  • Huevo.
  • Sal.
  • Limón o vinagre.
  • Ajo.
  • Perejil.



Preparación de la salsa alioli verde

Añadimos todos los ingredientes menos los huevos, y ponemos muy poco aceite. Lo trituramos todos muy bien hasta tener la mezcla lista con todo muy bien molido. Con esto podremos evitar usar mucha cantidad de aceite y además habrán pocas posibilidades de que se corte.

Posteriormente añadimos el huevo y vamos agregando el aceite hasta conseguir el espesor deseado. Moved el brazo del robot de cocina con un poco de brío y lo tendréis listo en poco segundos. Probadlo, como siempre y corregidlo de sal si fuera necesario.




Receta salsa alioli

La salsa alioli es de origen menorquín, es decir, por si alguien tiene dudas sobre esto, hablamos de las Islas Baleares en España, y es una salsa muy polivalente que podríamos decir que es una mayonesa con ajo, deliciosa y que con un poco de pan simplemente ya es deliciosa.




En el fondo se trata de una mayonesa con ajo, que nos llevará unos pocos minutos hacer, puedes añadirle otros ingredientes y conseguir algunas variaciones interesantes como por ejemplo la que tienes en la receta del alioli verde que está hecho con perejil.

Ingredientes de la salsa alioli

Los ingredientes para la receta del alioli son muy pocos y los tenemos en casa, así que prepárate y vamos a ello. Estos serían:

  • Dientes de ajo.
  • 1 huevo.
  • Sal.
  • Vinagre o limón.
  • Aceite de girasol.



Preparación de la salsa alioli

El alioli tradicional, al igual que otras muchas salsas y platos se hacía con el mortero. Cierto es que puede salir muy bueno, pero como no queremos cansarnos vamos a el robot de cocina.

Por lo tanto, metemos en la batidora ajos, sal y un poco de aceite, el limón o vinagre y trituramos hasta que el ajo haya desaparecido prácticamente.

Nuestro consejo para que no se corte el alioli y además usar el menor número de aceite posible, es mezclar los ingredientes inicialmente inicialmente sin el huevo una vez bien triturado lo añadimos y agregamos aceite hasta conseguir el espesor adecuado. Recuerda que la idea también es que los ingredientes estén a temperatura ambiente, así que igual debería sacar los huevos de la nevera antes de preparar la salsa.

Muchas opciones de alioli más espesos o amarillos se hacen solo con yema de huevo o con un una yema de más. Pruébala y corrige de sal si es necesaria la salsa.

Puede servir como complemento de numerosos platos y es muy habitual encontrarla junto a pescados, carnes, pastas y, sobre todo, patatas ya sean fritas o asadas.




Trucos de la salsa alioli

Si usas aceite de oliva te en cuenta que vas a tener un alioli con muchísimo sabor, estará fuerte, igual mejor que uses aceite de girasol. Lo que sí puedes hacer es hacerla con una mezcla de aceites, y usar ambos para conseguir un sabor un poco más personal sin que sea tan fuerte.

El ajo será aquí quien haga que alioli esté más o menos fuerte, así que si pones más de 3 o 4 dientes conseguirás un alioli muy «rabioso».

Si algún día vas a asar al horno alguna carne, pescado o patatas, coger dos o tres cabezas de ajo enteras y las metes en el horno a asar. El resultado será increíble, ya que podrás usar ese ajo que estará hecho pura «mantequilla» con sal y aceite para elaborar un alioli con ajo al horneado que quizás no hayas probado nunca y que además es más fácil de elaborar.

Si quieres darle otro toque de sabor diferente puedes añadirle también un poco de pimienta molida y le darás un puntito agradable. Incluso puedes usar las de colores para encontrar esos puntitos diferentes.




Receta salsa brava

La salsa brava, obviamente con las patatas bravas, son uno de los platos que siempre pueden estar a la hora de tomar unas tapas con los amigos con una cerveza bien fría. Muchas de ellas son auténticas maravillas y otras no tanto y se sirven con infinidad de salsas, pero la salsa tradicional para ellas es la salsa brava.




La receta tal cual tampoco es que exista fielmente documentada, es cuestión de que cada maestrillo trabaja con su receta particular, pero básicamente hablamos de una salta de tomate con algunos ingredientes picantes y vinagre, el resto podrían ser algunas especias. No vamos a decir aquí que tiene mucha relación con el mojo rojo o mojo picón canario, pero en un momento dado podría tener mucho parecido.

No solo acompaña patatas, te funcionará con cualquier cosa, como carne, verduras e incluso pescados. Eso sí aunque la receta sea versátil y tenga diferentes planteamientos, unas patatas bravas no son con salsa ketchup y salsa mayonesa, eso es otra cosa, que no digo que no estén buenas, pero no es lo mismo.




Ingredientes de la salsa brava

Los ingredientes para hacer una salsa brava es probable que los tengamos  todos en casa, así que no tendremos problema en improvisar unas bravas para tomarnos el vermut el domingo de turno con la familia en casa. Estos son:

  • Salsa de tomate casera. Puedes hacerla usando nuestra receta de salsa de tomate.
  • Dos cucharadas de azúcar moreno.
  • Dos dientes de ajos.
  • Una o dos pimientas de cayena.
  • Una cucharada de comino molido.
  • 100 ml de vino blanco.
  • Salsa tabasco.
  • Cebolla.



Preparación de la salsa brava

Lo primero que tenemos que hacer para preparar una buena salsa brava es sofreir ciertos ingredientes, así que pelamos los ajos, cogemos la pimienta de cayena y el comino y a la sartén o la cazuela para sofreir ligeramente con el aceite de oliva. Mucho cuidado no se nos quemen los ajos porque dejará una mal sabor en la salsa.

Cuando ya estén los ajos empezando a dorarse es cuando debemos añadir el vino y dejar que reduzca. Todo esto a fuego lento y si vamos removiendo un poco más que mejor.

Agregamos la salsa de tomate y seguimos a fuego lento unos 15 minutos. Si vuestra salsa de tomate puede estar algo ácida recordad que podéis añadirle algo de azúcar o incluso miel para rebajar el sabor y conseguir un toque interesante.

Finalmente lo trituramos y si nos interesa que esté más espesa podéis plantearos el típico truco del pan frito molido.




Receta salsa de queso de cabrales




Cualquier salsa de queso es rica como acompañamiento de carnes, pero si este queso es de Cabrales y se le añade el sabor de la sidra asturiana, esta ya no será una salsa de queso cualquiera 🙂
y si a todo ello le añadimos como plato principal un buen solomillo de ternera, os aseguro que los comensales os hacen la ola.

El solomillo en este caso es de una empresa ubicada en la zona montañosa de León (Sahelices de Sabero) donde el tratamiento de la carne es algo especial, por lo que el sabor de ésta es extraordinario y se puede adquirir desde casi cualquier punto de España (ver enlace aquí)

Ingredientes de la salsa de queso de Cabrales

  • 50 gr. de queso cabrales
  • 200 ml. de nata (crema para cocinar)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Preparación de la salsa de queso de Cabrales

Batir todos los ingredientes y poner al fuego removiendo para que no se pegue. Dejar reducir, hasta que adquiera una textura un poco densa.

Receta salsa de escabeche




El escabeche es un método de conservación tradicionalmente español. Y no, no es solo para pescados, en su mayoría de río. También podemos escabechar piezas de caza tanto menores como mayores. Consiste en introducir estas piezas en un preparado cocinado a base de vinagre, aceite, sal y especias.

Ingredientes de la salsa de escabeche

  • Dos partes de aceite
  • una de vinagre
  • una de vino blanco
  • sal
  • azúcar
  • laurel
  • pimienta en grano
  • ajo

Preparación de la salsa de escabeche

El preparado anterior lo cocinamos a fuego lento. Primero doramos ligeramente los ajos en el aceite. Al finalizar añadiríamos otro tipo de especias, por ejemplo pimentón, cebolla, zanahoria, etc. Y dejaríamos pochar ligeramente.

A continuación añadimos el vinagre y el vino blanco y dejaríamos cocer, junto el género (siempre que lo hagamos en caliente) durante unos 20 minutos todo a fuego lento. Si no, dejaríamos enfríar y lo añadiriamos al género frío también.

Receta salsa gallega




Ingredientes de la salsa gallega

  • 1/4l. de Aceite
  • 6 Dientes de Ajo
  • 1 Cebolla
  • 1 Hoja de Laurel
  • 1 Cucharada de Pimentón
  • 1/2 Limón
  • Sal

Preparación de la salsa gallega

Ponga en aceite la cebolla cortada en aros, el ajo en láminas y el laurel, pochándolos a fuego lento. Retire del fuego y añada el pimentón, el zumo de limón y un poco de caldo corto. Rehogue, cuele la salsa y pruebe de sal.